Splatter

Blood Feast 2: All You Can Eat

Ficha Técnica:

Director: Herschell Gordon Lewis

Género: Comedia

Duración: 100 min

Año de Estreno: 2002

Sinopsis:

Fuad Ramses III, hereda la antigua confitería de su abuelo y decide reinaugurar el local para ganarse la vida. Pero la maligna estatua de la diosa Ishtar alojada en el almacén influencia al cocinero a realizar un nuevo festín sangriento. 

Opinión:

Cuando buscaba imágenes para complementar la reseña de Blood Feast encontré una grotesca captura de Blood Feast 2 e inmediatamente supe que debía escribir sobre ella:

Del mismo director de la primera película y “Padrino” del Gore Herschell Gordon Lewis, viene esta bonanza sangrienta con invitados especiales  y estética Splatter, que como buen cine de explotación puede resumirse en sangre, sexo, y bizarreidades de bajo presupuesto. Y vaya que hay Bizarreidades™ en Blood Feast 2.Tambien cae en la categoría de Grindhouse si quieren meterle más etiquetas al caldo, pero ya me está cagando tanto tecnicismo innecesario en pos de una reseña formal. Vamos ¿Dónde creen que están? Si dependiera de mi le dijera película rancia a todo, incluso a sus madres. 

La historia sigue los hechos de la primera película, donde el confitero de los sesenta Fuad Ramsés inicia una carnicería de chicas para elaborar un festín digno de Ishtar, la diosa de la cumbia loca  la masacre o algo así, lo olvide, pero tenía su estatua escondida dentro de su tienda. Fuad es descubierto por la policía y en su escape termina compactado dentro de un camión de basura.

Ahora su nieto, del mismo nombre, regresa al pueblo después de años de aquellos asesinatos orquestada por su abuelo y como la confitería está en la sangre familiar (guiño, guiño) decide reinaugurar el antiguo establecimiento. Claro que la estatua de Ishtar sigue ahí y con su influencia domina la mente del feble Ramsés III para que por fin se realice el festín de sangre.   

La primera escena se presenta un tanto extraña si no se tiene contexto, pues dos vagos que al andar pepenando basura encuentran un charco de sangre que surge detrás de una puerta y acto seguido uno apuñala al otro y el apuñalado, muy quitado de la pena, se saca las tripas para luego apuñalar al apuñalador con una botella rota. Ambos ríen a carcajadas en todo el acto.

Antes de caer muertos en su, ahora, propio charco de sangre, los vagos la chocan como grandes amigos y colapsan. Quizá algunos deban ir a terapia después de la introducción, pero aquello se debe a la terrible influencia de la ya mencionada estatua de Ishtar, quien les exige brutalizarse en nombre de la amistad (?).  

Seguido de eso descubrimos que Blood Feast 2 es una producción de QUESO GRANDE y Herschell Gordon Lewis. Y les pregunto queridos lectores ¿Cómo puede fallar una película con semejantes créditos de inicio? ¿Cómo?

La introducción aparentemente toma lugar detrás de la confitería que ahora le pertenece a Fuad Ramsés III. El chavo apenas ha comenzado con las renovaciones  acaba de heredar el local y el hombre no se ve ni de pinta cercano al anciano destripador obsesionado con diosas egipcias… que realmente son babilonias y cuyo detalle mencionan dentro de la película, así que ya ni siquiera es un chiste, solo una mera observación.

Fuad: Detectives, todo esto es una historia muy cómica; estaba limpiando a mi gato un sábado bisiesto a las 3 de la mañana…

Debido a los asesinatos cerca de la confitería el local recibe la visita de un detective, que aparentemente es hijo del anterior detective que perseguía al Ramses I de la primera película. Digo si a esas vamos luego nos encontraremos con el camión de basura nieto del camión de basura que aplasto al primer Ramses.

El detective  llega para informar a Fuad que encontraron un par de  vagos muertos atrás de su negocio y como está más que enterado de su historial familiar, le aclara que si comienzan a desaparecer jovencitas vendrá a cuestionarlo personalmente mientras le apunta  con el dedo. Eso hace un detective.

El argumento del guion  se repite para la segunda parte; una mujer de alcurnia es la primera clienta de Fuad III y quiere un festín para la boda de su hija.

Lo mágico de esta mujer es que tan insoportable que tan solo unos instantes en pantalla  basta para desear clavarle un trincho hirviendo en la nuca. No por nada cada que aparece en escena puede escucharse una voz que dice SATAN. Los detalles quedan formalizados y cuando Ramsés pasa al almacén se topa con la estatua de Ishtar y esta con su impura presencia le ordena que le prepare otro tipo de festín, uno donde mate gente y haga malos chistes sobre órganos humanos.  

Es increíble que tome 5 capturas y esta fue la mejor de todas…

Siendo francos la introducción es más lenta de lo que suena. Sobresalen los por menores y tiene ningún diálogo de relevancia salvo aquellos con los que presentan cada uno de los personajes, cuyos nombres olvide por costumbre pasados los 2 minutos. Lo llamo amnesia preventiva, donde mi subconsciente me prohíbe que me involucre lo suficiente en algo que realmente no vale la pena hasta que demuestre lo contrario. Otros lo llamaran ser un mamón de mierda. He olvidado el nombre de esas personas.  

Como ya se vio en el primer Blood Feast, el nieto de Ramsés secuestra a una amiga del círculo social de la futura novia y le mete ambas manos la mano en un molino de carne para luego sacarle las tripas para hacer paté.

Solo por esta vez quisiera que se completara el festín sangriento, quiero ver cuál es el lio de Ishtar y porque no puede aceptar un sándwich como ofrenda en lugar de 20 kilos de tripa humana. También porque sería divertido ver señoras primermundistas completamente asqueadas al  descubrir que el pate de carne está hecha con la modorra de su estilista o algo así.    

El director sabe que el público quiere ver vísceras lo antes posible, así que las otorga junto a una música acida y desnudos frontales.    

El fallo argumental que encuentro es que Fuad Ramses se muere por matar (carajo soy un genio con las palabras) a la anfitriona que solicito el festín para la boda de su hija, sin que el festín este realmente completo.

Hacer esto sería tremendamente sospechoso sin mencionar muchos que de seguro se cancelaria el evento y no puede haber festín sin comensales. Además, es la única tipeja que puede pagarle por el servicio, piensa un poco Ramsés, necesitas uno de esos cursos de Work Life Balance para poner en orden placer personal e ingresos. Pero meh es cine B, mal hago en pensar con detenimiento a una cinta que comercia con sangre y mujeres desnudas. Que vengan las entrañas sangrientas y los traseros redondos.

Entre los detalles jocosos de Blood Feast 2 es que Ramses III sufre un corte que le hace renguear como el viejo Ramses de la primera película y que el detective encargado del caso es el personaje menos inteligente de la película; sin capacidad de hacer conexiones para dar con el asesino y vomitando ante la primera señal de sangre en una escena del crimen. Es muy cómico que el pelele tiene razón de sospechar del nieto de Ramsés desde el inicio por su primitivo razonamiento, pero como el detective es un completo idiota nadie en el departamento de policía toma en serio su acusación.  

La película sabe ser un Slapstick y deja de pretensiones ajenas para mostrar todo lo que el subgénero tiene para el público;  más de 5 pares de senos, una pijamada de lencería, lesbianismo inducido por alcohol, ejecuciones brutales con utensilios de cocina, decapitamientos a cada vuelta de esquina y mucha sangresita que no parece esmalte de uñas barato.  El sueño húmedo de todo degenerado que escribe en un blog de películas rancias.

Por igual en Blood Feast 2 el detective idiota es quien está por casarse con la rubia a la que Fuad prepara el festín con sumo regocijo. Pero cuando este masacra a otra de las amigas justo en la casa de la novia  la cruzada se torna personal para el detective. Que esto viene a significar muy poco tomando en cuenta la flacidez mental del sujeto, digo en la siguiente escena está comprando dildos para su noche de bodas.   

La cara del vendedor describe muy bien todo el asunto.

Blood Feast 2 realmente es una cinta para bobear. Si uno tiene el interés de pasar el rato debe aplicársele tanta profundidad como un surfista sobre el oleaje de la playa. En el momento en que uno comienza a elaborar un ensayo de todas las fallas que tiene la película y  compara su mala elaboración a otras de mejor rango uno es quien verdaderamente está en el error de no saber disfrutar el momento. Un sobre análisis llega a sentirse como producto de una neurosis y resulta una experiencia tediosa por donde se vea. Y créanme se los digo por como 10 años de dar reseña a malas películas e indignarme de a gratis con muchas de ellas.

El asunto también puede aplicarse cuando se le hace un sobre análisis extensivo a cada situación y detalle en pos de querer encontrar simbolismo a todo elemento posible. Es mucho más ridículo y forzado que una reseña honesta, pues teniendo la cabeza bien hueca hasta Bob Esponja puede verse como la última gran obra audiovisual del realismo Kantiano.

Las cosas a veces no requieren tanta profundidad, solo el enfoque correcto para saberla sobrellevar con humor. Por supuesto que habrá excepciones donde ni humor puede sacar uno de la experiencia, pero en el caso de Blood Feast 2 lo intentan, y tiene uno que otro cachito cómico si ustedes se lo permiten….EXCEPTO la broma sobre créme brûlée, esa no les doy permito que les de risa, es una  falta de recato y prominente vulgaridad hacia el buen arte. Las bromas sobre pastelería eyaculada dejaron de ser divertidas desde el día en que se inventaron.  

Para el giro de tuerca tenemos que Ishtar influye en el detective soso y lo pone bajo su voluntad, haciendo que pierda interés en seguir investigando a Ramsés.

La escena que me movió a ver esta película llega por igual casi en lo último y francamente quede decepcionado, tenía cierta expectativa de que sería una locura exagerada, digo es una víctima a la que le arrancan la cara y le sacan el cerebro, quizá debería… ¿Gritar más? ¿Sangrar más? ¿Retorcerse más?… a riesgo de quedar como un hipócrita sicosádico dejare de hablar del asunto en este momento, ¡Pero no porque carezca de argumentos! solo por recomendación legal.  

Un chiste recurrente y un tanto bizarro es el de un sujeto tirado que viste pijama azul en la cocina de Foad y en una escena del crimen, al principio pensé que solo era una forma de Ishtar de joder con los personajes haciéndolos ignorantes del cadáver que tenían frente en pos de añadir una comedia caricaturesca.

Pero cuando reaparece en una de las escenas del crimen, realmente quede confundido pues ahí puede verse que era el esposo de la mujer de alcurnia que organizo el festín de la boda. El hombre harto de la cabeza hueca de su esposa intenta matarla con un cuchillo abre cartas pero se cae de espalda al intentarlo y queda en esa posición… por siempre, manifestándose sin razón en azarosas circunstancias; Sale tirado en la boda con un traje y todos le pasan por encima ignorando su estado. Es bizarro, cómico en un aspecto, confuso en su mayoría. Me agrada, denle un Oscar.      

Lo importante de la boda es que el  festín de sangre fue realizado por Foad  woohoo, aunque este no requería del sacrificio de la novia para ser completado. Los platillos de Ramsés carecen de fineza, tienen una pata aventada ahí, ojos regados en la sopa como caldero de bruja y dedos que aún tienen uñas postizas.

Es bien cómico que absolutamente nadie se percate del asunto. No me quejo en absoluto de los efectos pues se cumplió mi deseo de ver gente canibalizando cadáveres bajo completa ignorancia. 

MOMENTO YO CONOZCO A ESE REVERENDO.

¡Es el director de “Pink Flamingos”! ¡John Waters!

¿Qué hace en este lugar tan carente de rarezas? ¡¿Esta Divine por aquí?! Díganme que no, no estoy listo para verla después del asunto con la caca de perro.  Todas las escenas donde aparece el reverendo tienen chistes incomodos de monaguillos, pedofilia y transexuales, digna del repertorio de John Waters y casi lo que uno esperaría si esta fuera obra suya.

Todo el vaivén de la historia antes de la boda estaba flojo y sin cimentar bien, pero la gradual aparición del tipo tirado, la inclusión de John Waters y el buffet sangriento que todos pasan por alto ya es materia suficiente para decir que se dio el paso hacia los terrenos inhóspitos del cine excéntrico. 

Ramsés siendo el atrabancado homicida al servicio de Ishtar por supuesto que quiere asesinar a la mama de la novia durante la ceremonia. Pero he aquí la tragedia, de que el único personaje que queremos estire la pata será rescatado de las garras de la muerte por los detectives.

Pero sorpresa sorpresa, el detective idiota ES un agente de Ishtar, y nos regala la ejecución de la madre atravesándole los ojos con unos pinchos de cocina. La novia derriba la estatua de Ishtar, aplastando al detective en el proceso y BAM le saca el  cerebro, matando a su esposo justo después de haber consumado los votos de matrimonio. Que buen final.   

ESPEREN EL MALDITO TIPO TIRADO ESTA EN ESA ESCENA
AH DIOS SANTO

QUE BUENA PELICULA

De conclusión tenemos a un detective gordo diciéndole a la novia que vayan por unos panques y la cabeza de Ishtar iluminándose por última vez. Mierda que si la última escena fue un viaje excéntrico, costeo toda la primera hora de vaivén aburrido que les mencione. Se siente como si el guion de Blood Feast 2 fue escrito por una persona al inicio y que en la ultima parte la sola presencia de John Waters modifico todo el concepto otorgo a la cinta una rareza suficiente para encasillarla en una película de culto.

Hubiera sido extraordinario si esa misma composición de humor negro y extravagancia comenzara desde mucho antes en lugar del último cacho de la cinta. Quede un tanto fascinado por la comedia rara de Blood Feast 2, es el tipo de joyitas que busco descubrir para el blog; una que rompa márgenes y se muestre diferente, haga uso de detalles y al menos te haga pausarla en algún momento para exclamar QUE y reírte de una tontería simplona que el director puso ahí para eso.  Es un gran escape de la normatividad  y de lo pre establecido.

El único detalle que desearía de Blood Feast 2 es que fuera más concisa al contar la historia. Al inicio si pesa, lo que mantiene cierto interés son las ejecuciones pero todo lo demás es una idea ya formada que tarda mucho rato en aterrizar.

Así que Queso Grande, magnifico bastardo, lo hiciste de nuevo (?). Es una pena que te haya aplastado el compactador de un camión de basura. Le doy un sólido 7 de 10 y la categoría de culto meramente porque ha pasado rato rato en que me topara con una comedia sangrienta que se saliera del margen. Además son como 7 pares de senos los que se muestran durante la película, debía añadir algún simbolismo ante esta bonanza erótica.     

Frases de la Película:

Detective Gordo: Un rayo difícilmente cae dos veces en el mismo sitio… excepto en Wisconsin.

Detective Gordo: Bueno sin una causa de muerte evidente, creo que fue ocasionada por este destapa corchos atorado en su oreja.  No sé quién es este sujeto, pero no deja pista alguna *Procede a limpiarse la frente con una pista*.

Detective Gordo: ¿Qué tenemos? Tres chicas muertas, sin riñones, sin ojos, sin hígado, ¿Qué suma todo eso?

Detective Idiota: Ocho.

Fuad Ramses III: (Con las ropas cubiertas de sangre y un rostro que denota preocupación absoluta) ¡El pastel de culo!

La Novia: (Al ver que su esposo apuñala los ojos de su madre con unos pinchos de cocina) ¡¿Michael que estás haciendo?! ¡Le arruinas los lentes de contacto!

Links de Interés:

(Trailer de la Pelicula)

https://ww1.123movieshub.tc/movie/blood-feast-2-all-u-can-eat/watching.html

(Ver Pelicula en Linea, tiene un monton de anuncios emergentes, pero después de 3 o 4 funciona. Es una joda si les soy sincero, pero es el único lugar que encontré disponible.)

PD: Vaya vaya que justo creo concluir con esta saga y resulta que la primera parte de Blood Feast tuvo un remake en el 2016. Maldito afán completacionista ahora tendré que verla o me sentiré a disgusto. El único hecho por el que aún no escribo reseña sobre el remake de Antropophagus es que no doy con una forma de verla sin aventarle dinero a Amazon. Y me rehúso a formar parte del mercantilismo del cine B a menos que sea ilegal valga la pena.    

PD2: He contemplado esta perspectiva donde no todos desarrollan las mismas herramientas para lidiar con ciertos aspectos de la vida. Puede aplicarse a cualquier ámbito donde uno se sienta vulnerable o se detenga por no saber cómo actuar. Es una perspectiva que explica porque cada quien lidia con sus propios asuntos y que a ojos de externos puedan ser vistos como por menores. El asunto es evitar tomar este fenómeno como una excusa para mantenerse sin formación propia, pues es responsabilidad personal cultivarse, especialmente bajo los asuntos que están causando mella en su propia vida. A lo que quiero llegar con esto es que, rara vez a uno le inculcan lo que es esencial para este mundo, y parte de ese ámbito de formación que les comento es conseguir cierta visualización de todo esto para que la responsabilidad caiga en uno mismo. Perdonarse los errores y deslices que uno comete al crecer es crucial para poder llegar a dominar un ámbito y conseguir ese añorado balance con uno mismo donde se mantiene una buena actitud y cariño hacia su persona aun con cualquier carencia. Logrando esto el aplicarlo a las personas cercanas resulta mucho más sencillo y harmonioso que la alternativa que pesa en todos lados, donde se exige más que lo que se comprende.   

Por André

Blood Feast

Ficha Técnica:

Director: Herschell Gordon Lewis

Género: Terror

Duración: 60 min

Año de Estreno: 1962

Sinopsis:

Una ola de grotescos asesinatos azota la tranquilidad del pueblo. Todas las víctimas son mujeres jóvenes a las que les cercenan una parte de su cuerpo. Las autoridades ignoran que el asesino busca cumplir un antiguo ritual egipcio a partir de un festín de sangre.   

 

Opinión:

Antes de que incursionara en el bajo mundo de los Video Nasties tomaba como positivo que una película de cine B tuviera gore a los pocos minutos de iniciarse. Por igual veía favorable que una cinta durara tan solo 1 hora ya que en aquel entonces era sinónimo de una historia dinámica y por ende la reseña se escribía por si sola. Pero ahora que llevo varios filmes de la lista de los Video Nasties, parece ser parte de la fórmula que a los 3 minutos sin excusa alguien debe de morir o deben mostrarse pechos.  Por igual se ha vuelto más común que las cintas apenas lleguen a durar 1 hora, imagino por los costos de producción, así que quizá puse mis estándares de calificación un poco bajos. Aun aprecio que las cintas duren poco y que la “Wazanga” sangrienta llegue por igual a los primeros minutos de la película, pero ya perdieron cierto encanto que captaba como un rasgo aislado.

Abrí la reseña con toda esta catedra pues es asunto  que ocurre con Blood Feast. Si hubiera visto esta cinta mucho antes de saber sobre los Video Nasties y sus composiciones recurrentes, puede que la hubiera visto con mayor estima. Pero que no les confunda, esta película tiene su mérito pues se le atribuye ser la primera del subgénero “Splatter” para el terror, que consta de mutilaciones y desmembramientos como forma de crear terror en la audiencia.

Así que como puede verse Blood Fest, o más bien su director Herschell Gordon Lewis, aporto un tantico para la cinematografía del cine B, y por lógica salió mucho antes de todas las películas a las que les he hecho reseña de la lista de VN así que es más cuerdo decir que fue esta la inspiración, o la base, para llegar a la composición estándar del Gorror.   

Pero con todo lo dicho, me pareció una película floja y muuuuuuy sesentera. De la talla de que los actores hablan como si estuvieran en un perpetuo comercial de televisión y actúan de una manera tan idealizada que parece una parodia de la vida real. De seguro esto último fue intencional pero de momento carezco de las capas de ironía para aguantarlo. Ya estoy muy amargado para ser chévere.   

El asunto comienza cuando le sacan el ojo a una rubia y le cortan la pierna en la bañera. Obvio todo esto ocurres después de una obligada transmisión de radio que informa a la comunidad de que un demente que mutila mujeres esta suelto por las calles y que ejerzan cuidado al salir muy tarde. Nadie jamás en la existencia del cine B se molesta por cerrar las ventanas de su casa después del comunicado, pero casi el 90% se dispone inmediatamente a tomar un baño. Oigan que si la transmisión de radio pidiera que se bañaran de seguro todos saldrían a comprar un equipo de seguridad para sus ventanas y hasta instalarían un mondrigo cuarto de pánico. Maldita estructura narrativa.   

El giro que diferencia a Blood Fest de otras películas es que en se revela la identidad del demente desde el primer asesinato. Un asunto ambicioso pues el supuesto misterio de la identidad del asesino siempre juega un papel en estas películas, pero me agrada que ponga las cartas sobre la mesa, le da más reto al director para mantener la atención del público por otros medios.

El asesino se llama Ramses y tiene una tienda de confitería exótica. El hombres luce atípico como un asesino, para empezar tiene una pata renga y carece de la complexión monstruosa de lo que comúnmente establece un Slasher, bueno es cierto esto no es un Slasher, es un Splatter, pero espero que el punto cruce; es la persona que no esperarías que pudiera cercenar una extremidad usando solo un machete, pero ahora gracias a la magia del cine de bajo presupuesto, ese enclenque rengo es ahora todo un cirujano carnicero barbón.

Una de las clientas que llega a la confitería (me da mucha risa esta palabra así que espero poder seguirla usando) pregunta por alguna cena exótica para celebrar el cumpleaños de su hija. La mujer es lo más blanco de la alcurnia así que Ramsés le ofrece un festín egipcio para su fiestecilla, pero poco sabe la blanquita que los platillos traerán la carne mutilada de las víctimas de Ramses el cojo pues de lo contrario esto dejaría de ser un FESTIN DE SANGRE.

Ohhh sí, mi juego de títulos esta por los cielos.

La pregunta sobre la mesa es evidente ¿Quién le va a disparar a Andrés Manuel?  ¿Por qué Ramsés ha tomado tal fijación de mutilar mujeres y hacerlas un buffet egipcio? Pues resulta que el locuaz Ramsés tiene un altar a una diosa egipcia de nombre Ishtar, a quien planea ofrecerle ese festín sanguinario para poder encontrarse con ella. Todo está bobería de la diosa se explica dentro de la película, pues una de las protagonistas casuaaaaaaaaaalmente va a una clase sobre ritos extraños del antiguo Egipto donde abordan las brutales costumbres de los sacerdotes que servían a la diosa, con un Flashback incluido

Pero no venimos aquí a aprender historia (y para el caso Ishtar es una diosa de Babilonia, ¡HA! ¡Tomen ese aprendizaje irrelevante!), venimos a los descuartizamientos, pues después del buen Gore que se mostró en la escena de la bañera (que al modo olvide hacer énfasis en ello por concentrarme en un mal chiste) cabe la posibilidad de que tenga más Gore chilo del viejito.     

Para hacer la respuesta corta, sí, tiene buen gore, pero no eso no le salva de caer en una película rancia. Y esto lo digo con tremeeenda dificultad ya que hay una escena donde le machetea el cerebro a una incauta y otra donde le saca la lengua a una prostituta usando solo sus propias manos. ¿Cómo puede una película tener estas dos escenas y fallar tan estrepitosamente? (hey no es sarcasmo, lo juro.) Una palabra: actuación. La actuación es una flacideceees señores, es una caricatura de cómo se comporta un ser humano. Es irritante la forma de hablar dramatizado todo y sobre enfatizando los diálogos. Reitero que si estuviera de mejor humor vería esto como un crédito positivo, pero ahorita solo quiero viajar al pasado y golpear a los sesenta en su tonto rostro maniqueista.  

Malditos sesenta y su estúpida sonrisa de dentífrico con sus trajes de dos piezas y sus malditas confiterías.

La chica a quien le festejaran el FESTIN DE SANGRE es, valga la fregada coincidencia, novia de uno de los detectives encargados del caso de mujeres mutiladas. Pero el bato es tan mal detective que se le muere una de las víctimas que podía identificar al asesino porque le cuestionó demasiado fuerte. Además el tipo tiene como 45 años y canta regueton y está saliendo con una quinceañera, malditos años sesenta y su economía militarizada (?).

El gran drama de la película consta de los detectives valiendo roña en encontrar pistas del asesino y Ramses yendo por ahí mutilando gente, latigueando a una de sus víctimas para robarle la sangre y cocinando una pierna entera en un horno para dar el festín sangriento de Ishtar.

Solo hasta cuando Ramses rapta a una amiga de la protagonista es cuando el detective conecta las coincidencias y de inmediato llegan al negocio del asesino, pues valga la jodida el detective asistía por igual a las clases de ritos extraños del antiguo egipcio. Maldita gente culta sesentera.  

Ramsés llevaba muy buena batuta para cumplir el último sacrificio para su querida Ishtar pero no contaba con que debía tener la cooperación de la rubia tonta que tenemos de protagonista, a quien se le olvidan las palabras del ritual apenas al haberlas escuchado. Tenia que ser una conejita de Playboy, y miren otro asunto que antes veía como un dato interesante para describir a una película ahora parece ser pan de lo mismo, ya es otra constancia que el cine B esta lleno de conejistas Playboy que buscaban lanzar su carrera de actuación.

Lo agarran en el momento exacto que planeaba cortarle el cuello. Así que el intelectualoide huye a pie pese a que tiene una pata renga y de seguro llego al lugar en el coche del negocio. Pero la parte más increíble es que los 5 policías no puedan ganarle el paso a un rengo y este en su escape los lleve hasta el basuron de la ciudad. Ah pero eso sí, cuando el homicida brinca en la parte de atrás de un camión de basura y este acciona  el compactador para otorgarle un riguroso final sangriento. Después de esto a los policías les sale viada suficiente para alcanzar al camión en movimiento, escribir un reporte en el trayecto y arrestar a una minoría por caminar del lado contrario de la acera.

Al final un detective lanza un “Tuvo un final justo en el lugar donde pertenecía, la basura” lo cual seguro le dio la categoría de Video Nasty porque ningún país en aquella época era capaz de soportar semejante humillación.

A grandes rasgos Blood Feast es una película fofa. Los efectos especiales son decentes pero así como es grafica en unos aspectos aplica cierta “censura” en otras tomas. Hablo de que ningún asesinato es tremendamente gráfico como para quitar el sueño meramente por la limitante de la época, pero la censura cae a la hora de mostrar la supuesta carnicería. Igual esto sea porque una escena de descuartizamiento requiere de muchos más recursos para que sea creíble y por ende resulta más costosa que solo poner una toma del asesino de espaldas subiendo y bajando el machete ensangrentado. Pero rayos después de ver dos veces la misma toma del machete subiendo y bajando uno se harta de usar la imaginación.  

La película entretiene, pero en el presente distancia de ser una que recomendaría para ahogar el rato. Con todo esto, hay una segunda parte que me dispongo a ver exclusivamente por que di con una captura de pantalla y quiero respuestas, respuestas sanguinarias:

Empezando con que rayos hizo ese pobre individuo para que la pasara tan bien. Y no me digan que fue por contar malos chistes sobre títulos de películas porque llevo haciéndolos desde que descubrí la palabra confitería.  

Links de Interés:

(Ver Tráiler de la Película)

(Ver Película en Línea)

PD:

PD2: En otra reseña vomite un la inconformidad de mi existencia y puse una vibra muy pesada con la conclusión de que el odio era un buen punto de partida de todo el asunto. He de aclarar que el odio del que hablo se vuelca mas hacia la consecuencia de una situación, nunca hacia una persona o hacia mi mismo. Ejemplo, no odio la vida odio la situación en la que me encuentro en este momento, entonces el odio en mi caso sirve como una mecha para brincar al actuar, con el fin de terminar con una mejor calidad de vida. Es insensato cargar el odio mas de lo debido, pues sobre estresa la mente y enferma el cuerpo. Planeo solo cargarlo por un momento en lo que encamino mis acciones hacia algo diferente y después desprenderme de este. Uno no debe odiar mas de lo debido, y de preferencia no se le da una persona al odio se le da hacia una situación como aclare: no se odia a la persona que te deja solo, se odia a la soledad, no se odia a uno por equivocarse, se odia el sentirse como un idiota, o no se odia a una persona que tenga ideas diferentes a la propias, se odia el conflicto que esto puede generar. Habrá sus escenarios donde sera imposible aplicar esto, como todo postulado. Quiza para concluir mejor esto he de añadir que odiar te llegara hasta cierto punto pero si se desea continuar creciendo es menester sublimarlo, o se volcara hacia otras personas y hacia uno mismo.

PD3: La música ayuda con la tarea anterior:

Por André