Blood Feast

Blood Feast

Ficha Técnica:

Director: Herschell Gordon Lewis

Género: Terror

Duración: 60 min

Año de Estreno: 1962

Sinopsis:

Una ola de grotescos asesinatos azota la tranquilidad del pueblo. Todas las víctimas son mujeres jóvenes a las que les cercenan una parte de su cuerpo. Las autoridades ignoran que el asesino busca cumplir un antiguo ritual egipcio a partir de un festín de sangre.   

 

Opinión:

Antes de que incursionara en el bajo mundo de los Video Nasties tomaba como positivo que una película de cine B tuviera gore a los pocos minutos de iniciarse. Por igual veía favorable que una cinta durara tan solo 1 hora ya que en aquel entonces era sinónimo de una historia dinámica y por ende la reseña se escribía por si sola. Pero ahora que llevo varios filmes de la lista de los Video Nasties, parece ser parte de la fórmula que a los 3 minutos sin excusa alguien debe de morir o deben mostrarse pechos.  Por igual se ha vuelto más común que las cintas apenas lleguen a durar 1 hora, imagino por los costos de producción, así que quizá puse mis estándares de calificación un poco bajos. Aun aprecio que las cintas duren poco y que la “Wazanga” sangrienta llegue por igual a los primeros minutos de la película, pero ya perdieron cierto encanto que captaba como un rasgo aislado.

Abrí la reseña con toda esta catedra pues es asunto  que ocurre con Blood Feast. Si hubiera visto esta cinta mucho antes de saber sobre los Video Nasties y sus composiciones recurrentes, puede que la hubiera visto con mayor estima. Pero que no les confunda, esta película tiene su mérito pues se le atribuye ser la primera del subgénero “Splatter” para el terror, que consta de mutilaciones y desmembramientos como forma de crear terror en la audiencia.

Así que como puede verse Blood Fest, o más bien su director Herschell Gordon Lewis, aporto un tantico para la cinematografía del cine B, y por lógica salió mucho antes de todas las películas a las que les he hecho reseña de la lista de VN así que es más cuerdo decir que fue esta la inspiración, o la base, para llegar a la composición estándar del Gorror.   

Pero con todo lo dicho, me pareció una película floja y muuuuuuy sesentera. De la talla de que los actores hablan como si estuvieran en un perpetuo comercial de televisión y actúan de una manera tan idealizada que parece una parodia de la vida real. De seguro esto último fue intencional pero de momento carezco de las capas de ironía para aguantarlo. Ya estoy muy amargado para ser chévere.   

El asunto comienza cuando le sacan el ojo a una rubia y le cortan la pierna en la bañera. Obvio todo esto ocurres después de una obligada transmisión de radio que informa a la comunidad de que un demente que mutila mujeres esta suelto por las calles y que ejerzan cuidado al salir muy tarde. Nadie jamás en la existencia del cine B se molesta por cerrar las ventanas de su casa después del comunicado, pero casi el 90% se dispone inmediatamente a tomar un baño. Oigan que si la transmisión de radio pidiera que se bañaran de seguro todos saldrían a comprar un equipo de seguridad para sus ventanas y hasta instalarían un mondrigo cuarto de pánico. Maldita estructura narrativa.   

El giro que diferencia a Blood Fest de otras películas es que en se revela la identidad del demente desde el primer asesinato. Un asunto ambicioso pues el supuesto misterio de la identidad del asesino siempre juega un papel en estas películas, pero me agrada que ponga las cartas sobre la mesa, le da más reto al director para mantener la atención del público por otros medios.

El asesino se llama Ramses y tiene una tienda de confitería exótica. El hombres luce atípico como un asesino, para empezar tiene una pata renga y carece de la complexión monstruosa de lo que comúnmente establece un Slasher, bueno es cierto esto no es un Slasher, es un Splatter, pero espero que el punto cruce; es la persona que no esperarías que pudiera cercenar una extremidad usando solo un machete, pero ahora gracias a la magia del cine de bajo presupuesto, ese enclenque rengo es ahora todo un cirujano carnicero barbón.

Una de las clientas que llega a la confitería (me da mucha risa esta palabra así que espero poder seguirla usando) pregunta por alguna cena exótica para celebrar el cumpleaños de su hija. La mujer es lo más blanco de la alcurnia así que Ramsés le ofrece un festín egipcio para su fiestecilla, pero poco sabe la blanquita que los platillos traerán la carne mutilada de las víctimas de Ramses el cojo pues de lo contrario esto dejaría de ser un FESTIN DE SANGRE.

Ohhh sí, mi juego de títulos esta por los cielos.

La pregunta sobre la mesa es evidente ¿Quién le va a disparar a Andrés Manuel?  ¿Por qué Ramsés ha tomado tal fijación de mutilar mujeres y hacerlas un buffet egipcio? Pues resulta que el locuaz Ramsés tiene un altar a una diosa egipcia de nombre Ishtar, a quien planea ofrecerle ese festín sanguinario para poder encontrarse con ella. Todo está bobería de la diosa se explica dentro de la película, pues una de las protagonistas casuaaaaaaaaaalmente va a una clase sobre ritos extraños del antiguo Egipto donde abordan las brutales costumbres de los sacerdotes que servían a la diosa, con un Flashback incluido

Pero no venimos aquí a aprender historia (y para el caso Ishtar es una diosa de Babilonia, ¡HA! ¡Tomen ese aprendizaje irrelevante!), venimos a los descuartizamientos, pues después del buen Gore que se mostró en la escena de la bañera (que al modo olvide hacer énfasis en ello por concentrarme en un mal chiste) cabe la posibilidad de que tenga más Gore chilo del viejito.     

Para hacer la respuesta corta, sí, tiene buen gore, pero no eso no le salva de caer en una película rancia. Y esto lo digo con tremeeenda dificultad ya que hay una escena donde le machetea el cerebro a una incauta y otra donde le saca la lengua a una prostituta usando solo sus propias manos. ¿Cómo puede una película tener estas dos escenas y fallar tan estrepitosamente? (hey no es sarcasmo, lo juro.) Una palabra: actuación. La actuación es una flacideceees señores, es una caricatura de cómo se comporta un ser humano. Es irritante la forma de hablar dramatizado todo y sobre enfatizando los diálogos. Reitero que si estuviera de mejor humor vería esto como un crédito positivo, pero ahorita solo quiero viajar al pasado y golpear a los sesenta en su tonto rostro maniqueista.  

Malditos sesenta y su estúpida sonrisa de dentífrico con sus trajes de dos piezas y sus malditas confiterías.

La chica a quien le festejaran el FESTIN DE SANGRE es, valga la fregada coincidencia, novia de uno de los detectives encargados del caso de mujeres mutiladas. Pero el bato es tan mal detective que se le muere una de las víctimas que podía identificar al asesino porque le cuestionó demasiado fuerte. Además el tipo tiene como 45 años y canta regueton y está saliendo con una quinceañera, malditos años sesenta y su economía militarizada (?).

El gran drama de la película consta de los detectives valiendo roña en encontrar pistas del asesino y Ramses yendo por ahí mutilando gente, latigueando a una de sus víctimas para robarle la sangre y cocinando una pierna entera en un horno para dar el festín sangriento de Ishtar.

Solo hasta cuando Ramses rapta a una amiga de la protagonista es cuando el detective conecta las coincidencias y de inmediato llegan al negocio del asesino, pues valga la jodida el detective asistía por igual a las clases de ritos extraños del antiguo egipcio. Maldita gente culta sesentera.  

Ramsés llevaba muy buena batuta para cumplir el último sacrificio para su querida Ishtar pero no contaba con que debía tener la cooperación de la rubia tonta que tenemos de protagonista, a quien se le olvidan las palabras del ritual apenas al haberlas escuchado. Tenia que ser una conejita de Playboy, y miren otro asunto que antes veía como un dato interesante para describir a una película ahora parece ser pan de lo mismo, ya es otra constancia que el cine B esta lleno de conejistas Playboy que buscaban lanzar su carrera de actuación.

Lo agarran en el momento exacto que planeaba cortarle el cuello. Así que el intelectualoide huye a pie pese a que tiene una pata renga y de seguro llego al lugar en el coche del negocio. Pero la parte más increíble es que los 5 policías no puedan ganarle el paso a un rengo y este en su escape los lleve hasta el basuron de la ciudad. Ah pero eso sí, cuando el homicida brinca en la parte de atrás de un camión de basura y este acciona  el compactador para otorgarle un riguroso final sangriento. Después de esto a los policías les sale viada suficiente para alcanzar al camión en movimiento, escribir un reporte en el trayecto y arrestar a una minoría por caminar del lado contrario de la acera.

Al final un detective lanza un “Tuvo un final justo en el lugar donde pertenecía, la basura” lo cual seguro le dio la categoría de Video Nasty porque ningún país en aquella época era capaz de soportar semejante humillación.

A grandes rasgos Blood Feast es una película fofa. Los efectos especiales son decentes pero así como es grafica en unos aspectos aplica cierta “censura” en otras tomas. Hablo de que ningún asesinato es tremendamente gráfico como para quitar el sueño meramente por la limitante de la época, pero la censura cae a la hora de mostrar la supuesta carnicería. Igual esto sea porque una escena de descuartizamiento requiere de muchos más recursos para que sea creíble y por ende resulta más costosa que solo poner una toma del asesino de espaldas subiendo y bajando el machete ensangrentado. Pero rayos después de ver dos veces la misma toma del machete subiendo y bajando uno se harta de usar la imaginación.  

La película entretiene, pero en el presente distancia de ser una que recomendaría para ahogar el rato. Con todo esto, hay una segunda parte que me dispongo a ver exclusivamente por que di con una captura de pantalla y quiero respuestas, respuestas sanguinarias:

Empezando con que rayos hizo ese pobre individuo para que la pasara tan bien. Y no me digan que fue por contar malos chistes sobre títulos de películas porque llevo haciéndolos desde que descubrí la palabra confitería.  

Links de Interés:

(Ver Tráiler de la Película)

(Ver Película en Línea)

PD:

PD2: En otra reseña vomite un la inconformidad de mi existencia y puse una vibra muy pesada con la conclusión de que el odio era un buen punto de partida de todo el asunto. He de aclarar que el odio del que hablo se vuelca mas hacia la consecuencia de una situación, nunca hacia una persona o hacia mi mismo. Ejemplo, no odio la vida odio la situación en la que me encuentro en este momento, entonces el odio en mi caso sirve como una mecha para brincar al actuar, con el fin de terminar con una mejor calidad de vida. Es insensato cargar el odio mas de lo debido, pues sobre estresa la mente y enferma el cuerpo. Planeo solo cargarlo por un momento en lo que encamino mis acciones hacia algo diferente y después desprenderme de este. Uno no debe odiar mas de lo debido, y de preferencia no se le da una persona al odio se le da hacia una situación como aclare: no se odia a la persona que te deja solo, se odia a la soledad, no se odia a uno por equivocarse, se odia el sentirse como un idiota, o no se odia a una persona que tenga ideas diferentes a la propias, se odia el conflicto que esto puede generar. Habrá sus escenarios donde sera imposible aplicar esto, como todo postulado. Quiza para concluir mejor esto he de añadir que odiar te llegara hasta cierto punto pero si se desea continuar creciendo es menester sublimarlo, o se volcara hacia otras personas y hacia uno mismo.

PD3: La música ayuda con la tarea anterior:

Por André