El Ladrón de Bicicletas (Ladri Di Biciclette)

Ficha Técnica:

Director: Vittorio de Sica

Género: Drama

Duración: 85 min

Año en el que se estreno: 1948

 

Sinopsis:

En una Italia devastada por la crisis de la posguerra, Antonio Ricci consigue un empleo con el que podrá mantener a su familia. Pero en su primer día de trabajo le roban su bicicleta, obligándolo a emprender una búsqueda para recuperarla ya que sin ella perderá el empleo.

 

Opinión:

“El Ladrón de Bicicletas” es uno de los principales exponentes del neorrealismo italiano, corriente estética que surge en Italia debido  a los efectos  psicológicos y sociales provocados por la segunda guerra mundial. El neorrealismo Italiano tenía como principal finalidad acercarse lo más posible a la realidad que pesaba sobre la sociedad de aquella época, olvidar los arreglos del cine escapista y concentrarse en plasmar la cruda y dolorosa pobreza que se vivía todos los días.

Se caracteriza por usar lenguaje áspero y utilizar a actores no profesionales en sus historias para darle mayor veracidad a los hechos en pantalla. También optaba por salir de los estudios y  filmar las calles y lugares cotidianos, con la finalidad de que el ambiente resultara más creíble para el espectador y de que las historias tomaran un contexto realista, sin los arreglos que producían los estudios cinematográficos.

Lo anterior se traduce en un ambiente de pesadumbre con ambientación melancólica; tenemos a un protagonista que carece de los medios para resolver la miserable situación en la que se encuentra, pero que hace todo lo que está a su alcance con la esperanza de conseguirlo.

Es una tragedia tras otra que crece conforme nuestro personaje se sume en la desesperación y la impotencia, en un viaje con un final previsto que resulta difícil de asimilar, pues el problema se mantiene vigente. La mejor expresión para describir aquella sensación es un nudo en la garganta que se aprieta  cada vez mas hasta que llega el final, el cual no alivia la sensación incomoda pero la termina de una vez por todas.

Uno de los posibles disgustos hacia El Ladrón de Bicicletas es el tiempo que toma pasar de una escena a otra. Los hechos en pantalla toman tiempo en desarrollarse y en ocasiones resulta aburrido ya que no sucede nada relevante en pantalla (ni siquiera diálogos), sin embargo esa austeridad es puesta a propósito para, nuevamente, crear un escenario realista que represente de forma cruda la realidad que se vivía en Italia durante la posguerra.

Aquí no hay mensajes optimistas, ni promesas de que todo estará bien; en su lugar hay una notable ausencia de diálogos que habla más que cualquier palabra, siendo el único mensaje positivo aquel que le dice Antonio a su hijo Bruno durante la merienda:

“Todo se resuelve, menos la muerte”

La realidad es difícil, la realidad es cruel, y si uno se descuida la realidad te recordara ese error por mucho tiempo. Ese es el mensaje que busca transmitir el neorrealismo italiano.

El Ladrón de Bicicletas es una propuesta que invita al espectador a ver otro tipo de realidad, uno donde la crudeza es tal que podría transformarse en carne. De nada sirve vivir creyendo en finales felices y soluciones perfectas si no se es capaz de lidiar con lo cotidiano, con la derrota, el fracaso, los finales sin solución, la impotencia, los momentos difíciles, en fin, de todos los temas que uno prefiere evitar en una conversación casual.

 

Links de Interés:

http://www.youtube.com/watch?v=FZm7WuIVPtM (Tráiler de la Película)

http://www.youtube.com/watch?v=rb1FxFyNP70 (Ver Película Online)

http://es.wikipedia.org/wiki/Neorrealismo_italiano (Sobre el Neorrealismo Italiano)

 

 

PD: Oh la humanidad, después de dos semanas sin saber del blog por fin conseguí tiempo para actualizarlo. Sucedieron varias cosas, la más importante es que por fin termine de pagar la motocicleta que compre hace tiempo y por ello renuncie al trabajo en el restaurante chino para concentrarme en el servicio social.

 

PD2:  Hago pública la siguiente declaración para que les de la vergüenza que les hace falta: trabajar como mesero en el restaurante Golden China fue una mentada de madre; en todo lo que he trabajado como mesero jamás me había topado con una gerente que se dedicara única y exclusivamente a reventarle las bolas a los meseros con su actitud. En serio hablo de un “ser” con tan poca materia gris como para abrirse a pensar que hay miles de formas en las que uno puede realizar su trabajo, y solo porque uno no lo haga de la misma manera no significa que este mal, o que sea un tonto, mucho menos mediocre. Sin querer llegar a poner etiquetas debido a la nacionalidad de esta mujer, me di cuenta lo mucho que afecta la falta de educación formal en el desarrollo de una persona, no solo como alguien productivo en un trabajo, si no como un ser pensante capaz de relacionarse con otras personas.

Sin tirar muchas más palabras de lo que ya he hecho diré, “Mariana” si te parece correcto a tu edad tratar como basura a tus empleados bajo la excusa de que “así soy y si no  gusta  trabajar otra parte” entonces puedo decir con todo derecho que eres una jodida imbécil con un ego delirante.

Y ya que estoy entrado en el tema, aprovecho para decir que dos de los cocineros CHINOS FUMAN MIENTRAS HACEN LA COMIDA y que la dueña del lugar, a quien le dicen “Margarita”, busca reutilizar servilletas y mitades de limón que SACA DEL SESTO DE BASURA. Demonios por si fuera poco también  AGARRABA EL ARROZ BLANCO QUE SOBRABA DE LAS MESAS Y LO VOLVIA A PONER PARA SERVIRSE.

Por todos los diablos que maldito asco, no se en que cabeza entra semejante nivel de estupidez, me alegra haber salido de ese ambiente, el estrés iba a provocarme cáncer si continuaba. Y bueno aquí ha concluido mi despotrique, si la voz se corre le haría un gran favor a la sociedad y ayudaría a crear una suculenta y dulce venganza. “Recibes lo que das” dice el dicho, y en este caso sería encantador que se cumpliera (aunque un incendio no estaría nada mal).

 

 

PD3: He entrado en un estado donde ni la lectura, los videojuegos o el internet consiguen divertirme como antes. Tal vez sea el ser que tiene ganas de salir a buscar aventura y vivir experiencias. Afortunadamente escribir aun me entretiene y buscare el tiempo para continuar haciéndolo. Adiós a la procastinacion y bienvenido sean los párrafos.

Oh y las tarántulas, ¡vivan las tarántulas!

 

 

Por André

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s